Cuentos y Leyendas de El Salvador
El Cipitío
 
El CipitíoHijo de la Sihuanaba, "El Cipitío" es un personaje muy conocido en las leyendas salvadoreñas, se trata de un niño pequeño y barrigón que nunca creció.

El Cipitío se alimenta de guineos y de la ceniza que queda en las cocinas de leña de las viviendas rurales, utiliza un sombrero muy grande que se mueve al compás de su caminar, se aparece por las noches como un espíritu burlón haciendo bromas, riendo y bailando alrededor de su victima.

Se cuenta que el Cipitío arroja piedritas a las muchachas bonitas que van solas a lavar ropa en las pozas de los ríos.

Este personaje de la mitología salvadoreña llamado originalmente "Cipit", y en la actualidad "Cipitío" o "Cipitillo", nació de la relación que tuvo su madre Sihuehuet (Mujer hermosa) con el Dios Lucero de la Mañana, traicionando infielmente al Dios Sol. Es por eso que el dios, Tlaloc condenó tanto a la madre como al hijo. A la madre la condenó a ser una mujer errante y al niño a nunca crecer, y conservarse por siempre en la edad de diez años.

Cipit es hijo de un dios, pero su aspecto es el de un niño de bajas condiciones sociales y económicas, con una deformación en los pies, teniéndolos al revés, enorme barriga y con el poder de desaparecer y aparecer en otro lugar.

El Cipitío, aunque inofensivo, es hostigoso. Generalmente hace bromas con las cuales se burla de las personas, carcajeándose sonoramente. De igual manera, se ha escuchado mencionar en la lengua salvadoreña que cuando una chica es objeto de su hostigamiento, la solución para alejarlo es comer en el baño, frente a la taza de un inodoro; esto debido a que se cree que él siente asco fácilmente con los malos hábitos de las personas, en este caso las mujeres, por eso se supone que esta es la solución más efectiva cuando una mujer está siendo objeto de sus hostigamientos.

El Cipitío es un ser propio del folklore salvadoreño. La leyenda ha evolucionado de generación en generación, adaptando muchos de los elementos de la misma para no perder vigencia; aunque en el fondo, conserva la esencia ancestral.

El nombre viene del nahuat "Cipit", que significa "Niño", de donde se deforma la palabra "Cipote" utilizada para nombrar a los infantes en El Salvador.

 
Buscar aquí:
 
Última actualización:
1 de Agosto de 2011
 
Visitas hasta ahora:
0
 
 

 

Y3K Web - Sitios web, Portales y Más. Páginas Web en El Salvador.

ESA123 - Turismo en El Salvador